El trombón, un instrumento con gran potencia de sonido cuyo principal atractivo es la simplicidad de su mecanismo. Pero al mismo tiempo, su complejidad de afinación.

Estudio del trombón

Con tan solo una vara, que se debe deslizar con la mano, y detenerla en la posición asociada, se pueden crear melodías y acompañamientos increíbles. Aquí, es donde está su complejidad: en establecer la posición de la nota. Ni un centímetro más arriba ni uno más abajo (ya que se desafina la nota buscada). Sin interrumpir la columna de aire soplado.

Un quebradero de cabeza cuando la partitura exige el articulado de las notas y realización de semicorcheas. Las cuales precisan de un movimiento muy rápido de muñeca y brazo para llevar la vara a la posición deseada.

El trombón en la historia de la música

El trombón siempre ha acompañado junto a las cornetas a los ejércitos desde tiempos de la Roma clásica. Su papel representando a la llamada a la batalla ha ido modificándose pero sin perder esta esencia. Desde entonces, y sobre todo en las óperas wagnerianas y piezas musicales que buscan potencia y sonoridad, el trombón es indispensable.

En las actuales formaciones musicales, sirve de equilibrio entre las maderas agudas y el resto de instrumentos. Podemos encontrar varios tipos de trombón de varas. Dependiendo de su tamaño y altura del sonido.

Materiales

Suelen ser de metal, con las guias de la vara cromadas y bien pulidas para facilitar que se deslice la pieza superior, pero últimamente se pueden ver trombones de plástico para principiantes o actos de calle, con un sonido más bien pobre, alejado del sonido brillante que suele desprender este instrumento. (charangueros) de dudosa calidad de sonido.

Marcas

Una de las marcas más valoradas de trombones de varas es Antoine Curtoise, sobre todo en trombones con transpositor o gatillo, con trombones muy bien elaborados y con una sonoridad muy cuidada. Júpiter, Yamaha y Bach son marcas muy presentes en las bandas de música actuales, las cuales elaboran instrumentos muy buenos en cuanto a calidad de sonido y material-precio.

Aprender a tocar bien el trombón conlleva un 1% de talento, y un 99% de transpiración, así que…a estudiar se ha dicho.